Pautas sobre Disfemia

Entre nuestros alumno/as nos encontramos algunos que presentan Disfemia, para ello nuestra especialista en Audición y Lenguaje ha redactado algunos consejos y orientaciones que pueden servirnos de interés para nuestro trabajo diario:

Orientaciones para el profesorado
-Debemos tener presente que la tartamudez no afecta la capacidad intelectual de las personas.
-Que un niño sea disfluente no significa que no esté capacitado para aprender.
-Darle todo el tiempo necesario para hablar.
-Descubrir que la ansiedad es nuestra al esperar que termine.
-Valorar más el contenido que la forma, demostrando mucho interés en lo que dice y no
en cómo lo dice.
-No realizar observaciones o correcciones en el habla.
-No interrumpir su mensaje. No completar lo que dice o terminarle la frase.
-Destacar los aspectos valiosos de su personalidad frente a los demás compañeros.
-Estimularle para que participe en discusiones y tareas grupales. Propicia la cooperación.
-No evaluar constantemente su comportamiento verbal ni estar pendientes de sus bloqueos.
-El niño que tartamudea se vuelve muy sensible a lo que “lee” en la cara de quien lo escucha: no poner caras extrañas ni mostrar ansiedad.


Respondiendo preguntas y leyendo en voz alta
Mientras haces preguntas en clase, puedes facilitar al alumno que tartamudea ciertas cosas:
 Inicialmente, hasta que se integre al grupo, preguntarle sólo si alza la mano, hazle sólo preguntas que puedan ser contestadas en pocas palabras.
 Si vas a hacer preguntas a cada niño de la clase, no establezcas un orden fila por fila y procura que el niño disfluente sea de los primeros en contestar, ya que la tensión y preocupación se incrementan mientras espera su turno.
Indícales a todos los alumnos que tendrán tanto tiempo como requieran para contestar sus preguntas, no les exijas una respuesta inmediata. La situación de examen aumenta la tensión.
Con respecto a leer en voz alta, es importante que si notas que el niño rehúsa leer o incrementan sus disfluencias cuando lee delante de los compañeros, es aconsejable que le preguntes a solas si se siente incómodo al leer y pactes con él la forma de trabajar, pudiendo leer de dos en dos (toda la clase) o que levante la mano cuando quiera hacerlo, evitando así una situación particularmente estresante para el niño que tartamudea. Esta es una de las causas por la cual muchas veces alegan sentirse mal, para evitar ir a clase y leer en voz alta.


Y ante cualquier duda te esperamos en el Departamento de Orientación

Rocío Trujillo Longay
Especialista en Audición y Lenguaje





Comentarios

Entradas populares de este blog

Déficit de atención SIN hiperactividad

Reglas básicas para empezar a estudiar...

La vida fácil